UN BAÑO REJUVENECIDO

A pesar de ser un baño de obra relativamente nueva, se había realizado con ‘muy poco cariño’

Un mueble de obra que más parecía un mueble de cocina, de color oscuro y sin vida; un plato de ducha, desperdiciando el amplio espacio de la estancia (6,4 m²), y un color de azulejo que más bien nos recordaban a los años 60.

Había que dar amplitud, así que optamos por cambiar los azulejos a un blanco brillo. Para integrar la lavadora, la hemos cubierto con una estructura en forma de ‘U’ que además nos funciona como mueble auxiliar. A juego con ella, unos estantes del mismo color.

El plato de ducha, se ha sustituido por una bañera muy cómoda para disfrutar del baño, con mampara abatible y un juego de 3 baldas para aprovechar el hueco resultante del retranqueo existente de la obra inicial.

En definitiva, un baño completamente nuevo y mucho mas bonito y luminoso que el anterior.