¿Qué es Kaysi?

Cuando vieron este nombre, mucha gente me lo preguntó… Kaysi es diversión, es alegría, buen rollo, belleza, pasión por lo que me gusta y sobre todo una gran ilusión. Desde que era pequeña, era muy independiente y un pelín ambiciosa, así que de mayor… ¿porqué cambiar?

Mi nombre es Charora Herrera, soy interiorista y vivo en Tenerife, Islas Canarias. Hace unos años leí una frase que me caló hondo: “Un deseo no cambia nada…. Pero una decisión, lo cambia todo”. Pues bien, parece que me lo tomé en serio y después de ganar experiencia unos años, he decidido emprender esta hermosa locura de crear mi propia marca con la que poder ofrecerte cosas bonitas para tu hogar.

El interiorismo

Alguna vez he oído que “la decoración es un lujo” … permítanme dudarlo.

Honestamente; pienso que hay decoraciones para todo tipo de bolsillos. El interiorismo forma parte de cada uno; de sentirte bien cuando llegas a casa y que estés cómodo en un lugar diseñado por y para ti. ¿No te gustaría tener ese “lujo”?

Para mí el hogar, es una parte importante en mi vida; es mi lugar de relax, en el que puedo caminar descalza y sin complejos, en el que puedo desahogarme del estrés, donde disfruto de la brisa que llega del mar y del sol en las tardes de verano…. Entonces, ¿porqué no mimarlo un poquito?

La restauración y el reciclaje

Estamos en una época donde cada vez, conocemos más la importancia de valorar lo que era de nuestros abuelos, de nuestros padres… nuestras “reliquias”. Esos muebles de buena calidad que miramos y decimos: ¡madre mía! ¿¿Cómo vivían mis abuelos con esto tan oscuro en casa??

Hemos de admitirlo, los muebles restaurados han cobrado mucha importancia en la actualidad, y es por eso que queremos enseñarte que lo “viejo” tiene esencia y es maravilloso.

Mis productos

¡Vaya! ¡Esto si que ha sido una sorpresa! Nunca hubiera pensado diseñar mis productos y mira por donde, al final es algo que hago con todo el cariño y la ilusión del mundo.

No se explicar la gratitud que sentí la primera vez que enseñé uno de mis diseños y me dijeron lo bonito que estaba.

Así que fue imposible parar de pensar en avanzar, en crecer, en crear.